List

Casi no te pienso hoy que amaneció despacio, que descubrí sentado en un lugar solitario en medio del gran espacio que has dejado detrás.

Casi no te pienso y aún es temprano, la tarde no llega y los destinos que forjamos no son demasiados pero tampoco son pocos. Son los reales y desagradables instantes que anteceden al recuerdo.

Casi no te pienso cuando duermo, cuando las literas de mis ojos se esparcen entre tinieblas que deja el cada vez más tenue aroma de tu piel.

Casi no te pienso pero aquí sigues, de vez en cuando me visitas y vuelves, haciendo que mi mente vuele, que mi respiración se contraiga, que los recuerdos de pasos y curvas se apeguen a tu anatomía sinuosa y peor aún, olvidada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *